octubre 31, 2011

Pobreza, desigualdad y poca educación: ¿Cuáles son los objetivos económicos de nuestro gobierno?

Durante los últimos veinte años, el crecimiento económico de México ha sido mediocre y prueba de ello, es que los salarios reales de los mexicanos no han crecido más allá de la inflación anual. No sólo nos vemos afectos por el crecimiento que no hemos logrado generar, sino que también hemos sufrido severas crisis económicas que han tenido grandes consecuencias negativas como el aumento de la pobreza, mayores tasas de desempleo y por lo general un decremento en el bienestar económico y social de nuestra población. Sin embargo, los dirigentes y responsables del manejo económico de nuestro país, siguen siendo reconocidos y galardonados por los organismos internacionales (FMI y BM) por el buen manejo de la macroeconomía mexicana. La macroeconomía de México se encuentra más sólida, pero nunca hemos visto que el Banco Mundial haya regañado a Calderón por el aumento de la desigualdad o ¿si? Tampoco hemos visto que el Fondo Monetario Internacional le diga a Carstens o al responsable de la SHCP, que las políticas monetarias o fiscales aplicadas tendrán un efecto negativo sobre el bienestar de los mexicanos. Si el objetivo es generar crecimiento económico y bienestar social, diríamos que no lo han logrado y que son incompetentes para esa tarea, pero qué pasaría si en realidad ese no fuera su objetivo, porque todo parece indicar que mientras la inflación, el endeudamiento público y otros indicadores macroeconómicos sean estables; no importa cuanto empeore el nivel de vida de los mexicanos. Entonces, ¿Cuál es el objetivo último de nuestro dirigentes?

El Presidente Calderón y otros funcionarios públicos, presumen que la última crisis económica no impactó a México de manera severa, no obstante, los organismos nacionales e internacionales encargados de medir el desarrollo social de nuestro país, año tras año nos cuentan una historia muy diferente. De acuerdo al CONEVAL (Consejo Nacional de la Evaluación de la Política de Desarrollo Social), en el informe “Medición de pobreza 2010”, detalla que la pobreza y los mexicanos vulnerables aumentaron durante los dos últimos años, mientras que en el 2010 existían 46.2 millones de personas en pobreza mas otros 38.8 millones considerados como vulnerables.


Medición de pobreza 2010 (CONEVAL)






Nuestro país es caracterizado por tener una gran diversidad de cultura, orografía y climas, pero también esa diversidad se observa en el nivel de ingresos de los mexicanos. Existen municipios como San Pedro Garza García, Monterrey donde el ingreso medio de la población es superior a los percibidos por ciudadanos de países desarrollados, no obstante, municipios del Estado de Chiapas tienen ingresos promedio similares a los de países de África subsahariana. Lamentablemente, las diferencias no acaban en los ingresos. Existen enormes discrepancias en materia educativa, salud, seguridad y empleo; todos esos factores sólo tienen como resultado una gran desigualdad. De acuerdo al estudio elaborado por la OCDE, México se encuentra en penúltimo lugar mostrando la gran desigualdad que existe en nuestra sociedad. En el mundo, existen países que son pobres y que tienen altos índices de desigualdad; sin embargo, yo no consideraría a México como un país pobre. Lo considero un país con una mala administración de los recursos. Lo podríamos resumir en la frase, “Mucho para pocos y miseria para casi todos.” 

Coeficiente de Gini (OCDE)


El mundo actual exige que nuestra población sea educada, preparada y técnicamente hábil para poder competir en este mundo globalizado. Un estudio reciente, presentado por el IMCO (Instituto Mexicano para la Competitividad), afirma que la escolaridad promedio en nuestro país es de 8.03 años cuando en países desarrollados es superior a los 12 años. Un dato interesante que podemos encontrar es que sólo el 23.8% de la PEA (Población Económicamente Activa) estudió la licenciatura. Me pregunto, ¿Cómo es que queremos ser un país de primer mundo si no somos educados? ¿Cómo queremos desarrollar tecnología cuando sólo un porcentaje mínimo de los jóvenes accede y termina la educación superior?

Todos los rezagos que he mostrado anteriormente sólo nos llevan a la pregunta que plantee al inicio. ¿Cuál es el objetivo último de nuestro dirigentes? Si es mitigar la desigualdad y la pobreza; no lo han logrado. Cada año existen más pobres y mayor concentración de capital. Si es elevar el nivel educativo de los mexicanos; no hemos avanzado significativamente. Los jóvenes de hoy, que deberían de estar estudiando, están en el mercado laboral porque desde una temprana edad tienen que contribuir con algún ingreso a su familia. Si es mejorar el bienestar económico de cada habitante, los salarios reales sólo han crecido lo suficiente para compensar la inflación. La educación, el empleo y la igualdad son factores fundamentales para que una sociedad progrese y pueda aspirar a mejores niveles de vida. La caída y represión de los aspectos anteriores me hacen llegar a la siguiente conclusión: tenemos un gobierno que no vela por los intereses de los mexicanos. ¿Por qué intereses si trabaja? Esa es otra historia…

2 comentarios:

  1. Excelente reflexión hermano. Tenemos una clase política nefasta que se excusa bajo argumentos y cifras mediocres, muchas de ellas falaces y sofísticas. Según el gobierno, y tristemente muchos financieros y economistas hacen apología de ese discurso, México es un país de renta media, pero ignora a los millones de pobres que descaradamente se les dice que están muy bien, que pueden vivir con 6 mil pesos al mes y hasta pagar colegiaturas y créditos para coche, ni hablar de los que viven al día, o ni trabajo tienen, qué decir de los millones en pobreza extrema o miseria...
    Lamentablemente, las consecuencias del aumento en los índices de pobreza a nivel nacional ha posicionado a México como líder en pobreza en América Latina, mientras seguimos manteniendo, nosotros como ciudadanos, a magistrados o consejeros electorales que ganan cerca del millón de pesos por mes. (http://sdpnoticias.com/nota/217995/Mexico_es_lider_en_pobreza_en_America_Latina).
    El problema no es sólo nuestra clase política en sí, es el sistema en el que vivimos a nivel mundial. Por eso, como internacionalista, recomiendo muchísimo, para entender mejor esta problemática no sólo nacional sino global, estudiar la Teoría de la Dependencia desarrollada en la CEPAL.
    Un abrazo.
    José Alberto Ramírez del Valle
    Estudiante de Relaciones Internacionales,
    ITESM-CEM

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu artículo Luis.

    Yo como ciudadano de San Pedro Garza García, NL y también como economista en formación, te puedo decir que me preocupa mucho la desigualdad. Estamos muy cansados de la violencia, y como sabrás, no son temas aislados.

    No dejes de escribir, me gustó sobre todo este artículo, porque te centras en la pregunta ¿Cuál es el objetivo? Tú y yo sabemos que el objetivo del Banco Central, por su naturaleza, es la estabilidad en los precios. Pero nuestros gobernantes pueden y deben fomentar el crecimiento, como tú lo mencionas, en educación, ingresos reales, etc.

    En conclusión, te felicito, y espero que llegue lejos tu opinión. Te saludo desde Monterrey.

    ResponderEliminar